Números anteriores

POESÍA / No. 57


 
Dos poemas


Martín Rangel


 

nada de esto estaría pasando si yo fuera justin bieber
y en lugar de morir de una sobredosis en un camión rumbo al df
estuviera muriendo de una sobredosis en un jet rumbo a holanda
en lugar de estos fruit of the loom cubriendo mi sexo de hombre
unos calvins ceñidísimos
resguardando mi sexo de dios
y alrededor mío
en lugar de esta cobija barata de aeropuerto
los brazos de una modelo cuyo apellido jamás
seré capaz de pronunciar
aunque podré
descifrar
el mapa de su cuerpo
dándole a la lengua un uso
infinitamente más gozoso
que el de escribir algún poema
quisiera ser justin bieber a toda velocidad
con el viento atravesando al viento
sobre un convertible rojo
y en el asiento trasero
inhalar líneas de xanax
sobre los pechos
de selena gomez
fumar marihuana con snoop dogg
cuidando siempre que la ceniza
no manche mis margiela
y si sucede
hay un centenar más en casa a mi disposición
hoy quisiera ser justin bieber y no este cuerpo vacío
llenándose de rivotril los espacios donde antes hubo algo
tramadol quizás oxicodona los ojos de una mujer
el fantasma de una mujer mirándome a los ojos
y yo a su vez mirando los de ella
hallando apenas un par
de planetas mudados de órbita
hoy quisiera ser él y no ser yo y hasta quizás no ser ninguno 
sin embargo para mí el destino jugó otra mano
la salvación hace mucho que dejó
de ser una alternativa
y al menos hoy dios está muy ocupado
grabando algún sencillo
promocionando su fragancia
o posando su esplendor
para la portada de alguna revista





estoy mir
ándote llorar pero no como si fuera yo quien te mira sino como si fueras tú misma que te miras llorar a través de mí

ojalá todo fuera como dejarse caer de espaldas a un estanque
hay cosas más complicadas que pasar toda la noche arrancándote los dientes
una vez conocí a alguien que me habló de un lugar en oceanía
donde no tienen una palabra que distinga al 'yo' del resto de las cosas
los pobladores de ese lugar viven siendo un mismo todo por lo tanto
la muerte tampoco es un concepto que esté incluido en su forma
de entender el mundo
ayer te abracé y te dije que no creía que fuéramos dos seres distintos
que había algo extraño e intangible llevando a cabo una fusión en el núcleo
de nuestros receptores de serotonina
estoy diciendo todo mal perdón tú eres la doctora
a lo que voy es que funciona como el mdma
en serio crees que tú y lo otro son lo mismo
así lo siento yo pero sin ningún cristal sobre mi lengua
tú me dijiste que eso era imposible
y que éramos organismos independientes
enseguida te echaste a llorar
e inevitablemente yo
pensé en cosas como la muerte
o la nueva canción de taylor swift
que te escuché tararear por la mañana
he pasado toda la tarde
intentando arrancarme las muelas
creo que cuando caiga la noche
saltaré a un estanque lleno de canguros
a miles de kilómetros de aquí



Martín Rangel (Pachuca, 1994). Estudia la Licenciatura en Lengua y Literaturas Hispánicas en la UNAM. Es autor de los poemarios ROJO (alb@tros, 2013), El rugido leve (Las canciones de Ryan Karazija) (Cecultah/Conaculta, 2015) y poemas.pdf (koala house, 2015). Obtuvo el premio del XXVI Concurso Nacional de Creación Literaria del ITESM y la Cátedra Alfonso Reyes 2012 y el Premio Estatal de Poesía Efrén Rebolledo 2014.  Su obra aparece en diversas publicaciones de México y España. Escribe la columna semanal Fosa Común en el diario Milenio Hidalgo. Traduce semanalmente a poetas jóvenes de habla inglesa para el sitio web Ciudad Jardín. Es editor en jefe de la revista tn <revistatn.com>