Números anteriores

POESÍA / No. 67
El futuro es ahora
15 poetas dominicanos nacidos entre 1991 y 2002


Daga Gautreau Aguilera

(Santo Domingo, 1995)




Amrita Dorada

Nereida:


Hoy lamida en augurios
te unjo Alfarero, te canto.
Te cubro los pies de saliva y perfume.

(Solloza) ¿Cómo danzar en sombras,
cuando destellos plateados
se adueñan de mi alma?

Al tramonto engrandecen mis senos,
crece mi sexo, ensanchan los colores.
Más all’ alba timbran los miedos.



Nereida:

¡Eres tú, la niña aquella
que corría en los jardines
de carbón repleto y oquedades verdes!

Entre tintos aciagos
¿disfrutas el pene endeble,
la esperma difusa?

Te creíste espejo entre la bruma,
Te enseñoreaste mirada tibia,
Te emancipaste en asombros de otredades.
En sahumerios fugaces, te extraviaste en el ludismo de la lengua 

Pero te encontrarás niña,
no tendrás que correr desnuda en bosques de albricias.
Embriagada en delirio te acogerá el alba serena
Te arrullará el espanto y avinagrará tu sexo.




Nereida:


He descendido a los infiernos
y he retornado serena.
El delirio no es más que amrita dorada.



Nereida:

¡No corras niña!
Apaciéntate en mis aguas,
los cazadores de orquídeas hoy duermen plácidos su veneno.



Abandono y Sacrificio

Arrastro enérgica el trono de la primogenitura,
en rechazo constante de gozos ínfimos
para el disfrute universal de la materia.

Desde mi observatorio.
percibo temblores fugaces,
anido en mi piel salitre de asombros.
Permanezco inmóvil como faro en oscuras noches
de mar picado y agresivo entre estas costas, hacia mi península.

Alumbro con paciencia y amor
el trayecto de la luna, el sendero del sol,
evitando eclipse de soles negros.
Me esparzo en los sucesores,
impregno en ellos mi calor y me disuelvo como rocío en el éter
Endulzándoles infinitamente la vida, liberándolos de dolor.

Capitana del ejercito de Edcloem
cumplo sumisa sus divinos mandatos,
preparo la tierra all’ alba,
tejo canastas para la mies futura
y transito envolventes atmósferas de vibras cósmicas,
en acecho y disposición para arrobos de creación sublime,
de iluminación trascendental y segadora.



Ángel forastero

Corre en mis venas cervatillo,
Me rehúso a ser sólo un destello fugaz en tus bóvedas morenas,
Exhausta de clímax solitarios
Imagino tu lengua en mis senderos

Emprende hacia al sur el trayecto púrpura del edén,
luciérnaga perfumada de versos
Que sea sempiterno tu andar en mis caminos en este mundo pasajero



Jardín de ambrosias

Mantos sedosos de exhalaciones
pululan inquietos el jardín,
tierra húmeda
a la sombra del manzano.

Eva y Ana juegan.
A descubrir mundos encantados,
a subir lomas,
explorar océanos.

Saborean néctares
de sus pechos blancos
y se besan como amantes
con natural entusiasmo.

Para que el sueño mojado de adán
no se interrumpa por los gemidos de orgasmos.
Ana coloca en la boca de su amada
una carmesí fruta del frondoso árbol.





Daga Gautreau Aguilera. Es actriz, poeta y traductora. Estudiante de término de la Escuela Nacional de Artes Dramáticas de Bellas Artes en Santo Domingo. Ha traducido al inglés los poemarios: Whispers of The Light (Susurros de la Lux de Eduardo Gautreau de Windt, 2013) y The Lovers (Los Amantes de Juan Pedro Hernández Osuna, 2016). Asistente de producción, productora de línea y cofundadora de Producciones de Eduardo Gautreau de Windt desde 2008. Actualmente es profesora de inglés.