Números anteriores

No. 12/EDITORIAL 

 

No soy partidaria de las categorizaciones, pero si algún elemento unificador pudiera encontrar en la obra de los poetas mexicanos nacidos en los años setenta y ochenta del siglo XX, creo que éste sería, precisamente, la ausencia de uno. Estos jóvenes poetas, aunque comparten un marco temporal, habitan —algunos transitan— distintas y a veces antagónicas corrientes, desde aquellos apegados a la lírica tradicional —que va de la sobriedad a la exuberancia (pensemos, por ejemplo, en casos extremos: Víctor Cabrera y Balam Rodrigo), hasta los que se ha dado en nombrar postvanguardistas. En esta última tendencia se inscribe “Like a UFO”, de la regiomontana Minerva Reynosa, poema acreedor de mención en el pasado concurso de Punto de partida. En él, la palabra escrita parece vincularse a la lectura en voz alta, y la atmósfera creada por la sonoridad de los versos es vital para el hecho poético. A caballo entre poesía y performance, “Like a UFO” regresa a la poesía su esencia oral.  Como contraparte, publicamos una muestra del trabajo de dos jóvenes poetas sudamericanos: la bonaerense Yamila Greco, con sus versos desgarrados, viscerales: “ofrecer ahora la mueca histérica de mis muletas/ huir clavada en cruz por hambre y consuelo”, frente al aire sobrio y cotidiano, teñido de añoranza, del chileno Enrique Winter.

Este número 12 —con el cual cumplimos y celebramos un año de vida en el ciberespacio— incluye además un nutrido abanico de colaboraciones en narrativa: en un tono íntimo y mesurado, “Sueño con alas”, cuento de Karla Covarrubias, también ganador de mención en el citado concurso; “Yeso”, de Andrei Vásquez, que narra de modo vertiginoso  —como el partido de fútbol que juega su personaje en el Play Station— el ocaso de una relación amorosa; y Gustavo Rea sorprende con el desenlace inesperado de su “Angie”.  De corte periodístico, dos crónicas de tema urbano: una de J. Carlos de León sobre las peleas de perros clandestinas en el Distrito Federal; otra de Silverio Orduña sobre el mercado de La Merced, espacio emblemático de la misma ciudad.

En nuestra sección de ensayo, Aurelio Meza parte de una pregunta que él mismo califica como broma de borracho —¿Quién inventó las groserías?— para pensar el uso de las “malas palabras” en el lenguaje y, por extensión, en la literatura; y en tono contrastante, Mara Polgovsky ubica al miedo como causa directa de la aparición del Terror posterior a la Revolución Francesa, en un análisis de la figura de Jean Paul Marat.

A manera de festín de cumpleaños, compartimos con nuestros lectores un portafolio de obra del artista tabasqueño Juan Cházaro, pintura en distintos formatos y técnicas, tonos ocre, amarillos, tonalidades metálicas; seguimos con nuestra habituales secciones de reseña cinematográfica a cargo de Rodrigo Martínez, y literaria —esta vez con la colaboración de Mariana Hernández y Christian Barragán—, y abrimos gustosamente el espacio a un texto de teatro escrito por el poeta y narrador Julio César Toledo, una pieza de dos personajes en la cual el monólogo de uno se enfrenta a la acción del otro, y el crimen se perfila como la única salida a la imposibilidad de comunicación.

Y como cierre, vaya a nuestros lectores la invitación a enviar colaboraciones también en géneros distintos a los hasta ahora publicados por Punto en Línea, como la dramaturgia y los poemas o cuentos gráficos; y  el  agradecimiento por su compañía en este espacio de la Universidad Nacional Autónoma de México.

 

Carmina Estrada