Números anteriores

No. 14/EDITORIAL 




Aunque la red sigue siendo un medio de élites y está lejos de su generalización en un país donde, según datos consignados por Luis Téllez-Tejeda en Punto de partida, en 2005 existían 8.7 millones de computadoras conectadas a internet, ésta constituye un instrumento de difusión excepcional para las artes, especialmente para las visuales. Gracias a ella, hemos asistido a un proceso de “democratización” del arte entre los usuarios de internet, y podemos incluso disfrutar solos o acompañados de visitas virtuales en los museos más importantes del mundo. Con el ánimo de aprovechar un espacio único para contribuir a la difusión de la obra de jóvenes creadores visuales, esta revista digital presenta cada número una sección dedicada a ellos. Esta vez toca el turno a dos artistas mujeres: Eva Villaseñor, fotógrafa y estudiante de cine, quien presenta dos series, “Desiderium” y “Muerte mecánica”, en las cuales la composición parte del montaje, con referencias, precisamente, al lenguaje cinematográfico; y Adriana Alvarado, estudiante de la Escuela Nacional de Artes Plásticas de la UNAM, con “El cerezo”, dibujos a tinta con motivos botánicos y trazo delicado, ganadora de mención en el pasado concurso de Punto de partida

Además, este número de año nuevo abre con tres colaboraciones de poesía: Manuel de J. Jiménez presenta “Apuntes de un burócrata”  e “Inventario”, poemas que  retratan en tono aséptico y con una estructura que semeja un documento oficial, la vida en una dependencia burocrática; y rompe en su tercer poema con el tono y la forma de los primeros y se vuelca a un tono intimista. Luis Lugo, por su lado, nos ofrece el enfrentamiento de los contrarios a manera de sentencias en algunos poemas de su libro Mirada Albina. Completan la sección el ritmo ágil y el verso conciso de Armando Ayala. La edición incluye también una pequeña muestra poética de dos grandes: Eliot y Joyce, traducidos por Ruy Círigo y Martha Celis, respectivamente. El primero, con la audacia de sus pocos años, ataca con fortuna dos fragmentos de The Waste Land. La segunda hace lo propio con Chamber Music, poesía amorosa temprana del célebre autor dublinés.

En narrativa, la chiapaneca Claudia Morales envuelve al lector en las voces perfectamente diferenciadas de tres mujeres acusadas de un mismo asesinato, tres narradoras imbricadas en “No me quieras tanto” y Alejandro Badillo participa con un relato fantástico de prosa limpia y cargada de misterio: “Historia del durmiente despierto”. Contamos también con una crónica de la violencia policiaca escrita por Silverio Orduña y tres reseñas a cargo de Carlos Ramírez Vuelvas, Mariana Hernández e Isidoro Eliut. En nuestra sección de cine, Rodrigo Martínez disecciona con su habitual ojo minucioso las relaciones padre-hijo como común denominador de tres películas exhibidas en la Muestra Internacional de Cine 2008: Lake Tahoe (México), El arte de llorar en coro (Dinamarca) y El latido del tambor (Hong Kong-Taiwán-Alemania).

A nombre del equipo de redacción de Punto en línea,  quiero empezar este 2009  agradeciendo a nuestros lectores por su compañía a lo largo de estas 14 ediciones en las cuales han hecho suyo este espacio de la Universidad Nacional Autónoma de México.

Buen año.

Carmina Estrada