Números anteriores

No. 16/EDITORIAL 




Año con año vemos —antes con alarma; ya casi con apatía— las estadísticas  sobre la situación de la lectura en nuestro país. El fantasma del libro y medio o los dos libros leídos anualmente por cada mexicano ha sido tema de análisis y motivo de burla (no falta quien afirme no saber quién leyó el suyo), pero la verdad es que los responsables de la educación pública y la promoción de la lectura no han encontrado explicación satisfactoria para este hecho lamentable. En “Más trabalenguas y menos Harry Potter: en defensa de un espacio poético para la infancia”, ensayo de Luis Téllez-Tejeda publicado en este número, el autor —quien coordina el área de publicaciones del capítulo México del International Board on Books for Young People— reflexiona sobre la pertinencia del contacto temprano de los niños con la poesía; habla de las posibilidades del ritmo como elemento para captar el interés del lector, de los códigos compartidos, de la similitud de lenguajes entre la poesía y el juego infantil, de la inconveniencia de los sistemas que parten de la obligación de comprender cabalmente un texto como prueba del aprendizaje. A partir de su lectura, me aventuro a pensar que el lenguaje y la estructura poéticos podrían ser un camino para formar lectores, una vía que no se empeña en competir con los videojuegos —lo cual es, en mi opinión, una lucha perdida.

Esta edición de Punto en Línea trae una importante carga de poesía. Además del ensayo que comentamos, presentamos “Tres postales del sur” de Carlos Ramírez Vuelvas. La postal II, “Lima”, es un ejemplo de condensación, digamos que un núcleo bordeado de la exuberancia de las otras dos postales que componen el poema. También exuberantes, aunque en intención —in crescendo la fuerza en sus versículos— más que en imágenes, son las dos prosas poéticas del ecuatoriano Ernesto Carrión. Y si en Carrión atestiguamos la crecida de la corriente, Prisca Agustoni, por el contrario, regula el flujo a cuentagotas en los fragmentos que publicamos de su poema “De cuerpo abierto”. La poesía es también tema en la reseña de  Eduardo de Gortari sobre el joven poeta chileno Enrique Winter, a propósito de la reciente edición en México de Rascacielos; y materia en nuestra sección de traducción, con la versión de Hiram Barrios a “Il Giorno Dopo”, de Bartolo Cattafi.

En narrativa, Isidoro Eliut juega con distintos planos en una narración que discurre entre la realidad y el sueño, y Ricardo García recrea con prosa mesurada la historia del negro Horry, mártir mediático de fin de milenio. Incluimos también una crónica de Silverio Orduña estructurada con acierto a manera de cuento; y, como es ya tradición, la sección de reseña cinematográfica a cargo de Rodrigo Martínez, quien esta vez abarca dos películas recientes: La duda y Slumdog millionaire, esta última ganadora en los pasados premios Oscar.

La parte gráfica de Punto en Línea está ocupada esta vez por el trabajo de dos mujeres artistas: Nydia Mejía Zavala se vale de la tecnología para combinar elementos en su serie “Dormir en agua”, ejercicio de composición con escáner; Cristina Pancini hace gala de trazo y temática en su serie Apodiforme, con la que obtuvo el segundo premio del concurso internacional de ilustración Buon Compleanno Andersen.  

Para terminar, quiero agradecer a los participantes en el Concurso 40 de Punto de partida, que cerró el pasado 27 de febrero con más de 800 trabajos registrados, y cuyos resultados se darán a conocer en el mes de junio en este espacio.

Carmina Estrada