Números anteriores

 
No. 1 / EDITORIAL

 


Punto de partida nace en 1966 por iniciativa de Margo Glantz, quien la dirigió desde su fundación y hasta 1970 —apoyada por Gastón García Cantú—, y es desde entonces, como reza el lema en su portada, “la revista de los estudiantes universitarios”: un espacio dedicado al impulso y a la divulgación de la nueva creación literaria y gráfica. 

En sus inicios, el proyecto de Punto de partida incluía no sólo la publicación de la revista, sino también la coordinación de talleres literarios impartidos por escritores de renombre a estudiantes universitarios y, posteriormente, el concurso literario y gráfico de carácter anual que a la fecha cumple su emisión XXXVIII.

Al relevar Eugenia Revueltas a Margo Glantz en la dirección del proyecto a mediados de la década de los setenta, las actividades de Punto de partida se incrementaron: los talleres salieron de Ciudad Universitaria y se editaron, además de la revista, libros colectivos y cuadernillos de taller y seminario. Los primeros, dedicados a la obra de jóvenes poetas y narradores que fuera considerada relevante; los segundos, a difundir el trabajo de los miembros de talleres realizados por la Universidad Nacional Autónoma de México, no sólo en el área literaria sino también en ámbitos como la filosofía o la arquitectura.

Punto de partida
 ha sido a lo largo de su historia un semillero de nombres: en sus páginas han publicado sus primeros trabajos muchos de los poetas, narradores, dramaturgos y ensayistas que hoy figuran en el quehacer literario mexicano, como  Vicente Quirarte, Juan Villoro, Gonzalo Celorio, Luis de Tavira, Víctor Manuel Mendiola, Juan José Oliver, David Huerta, Julio Trujillo, Jaime Chabaud, Estela Leñero y Hernán Bravo Varela, por mencionar sólo a algunos.

Actualmente, el proyecto incluye la publicación bimestral de la revista; la serie Ediciones de Punto de partida –colección que ya ha dado a conocer dos antologías: Moscas, niñas y otros muertos. Antología de cuento joven y Un orbe más ancho. 40 poetas jóvenes (1971-1983), y el poemario Los pasos de visitante de Luis Paniagua– el certamen literario y gráfico anual, y dos novedades: el portal de concursos en línea Caza de Letras y este Punto en línea, que hemos habilitado con el ánimo de extender la difusión de la nueva creación, tanto de México como de otros países, a manera de puente entre distintas literaturas escritas en español. Este espacio es complementario de la edición impresa (que puede también consultarse en esta página) y en él publicaremos colaboraciones diversas que lleguen a la redacción de la revista, amén de textos provenientes del concurso anual y del portal Caza de Letras.

Como en la versión impresa, hemos dividido esta publicación digital en secciones según el género literario, e iniciamos este primer número con tres colaboraciones poéticas: “Los leones defraudados”, de Erick Ríos, imágenes contundentes con una cierta reminiscencia de la filmografía de Boyle (Trainspotting) y Aranofsky (Requiem for a Dream); dos fragmentos del poema de Luis Mora “Samsara: del Rush al Relax y de regreso”, versos en registros distintos que abordan la transmigración (samsara) como un suceso festivo; y  “Hansel”, de Rocío García Rey, cruce de caminos entre la temática amorosa y el famoso cuento de los hermanos Grimm. En la siguiente sección de cuento presentamos dos textos de sendos colaboradores asiduos de la revista impresa: “Por una cabeza”, relato de Édgar Mora Bautista sobre la soledad y la incomunicación, en un atractivo juego temporal con final abierto; y “El desierto”, de Diego Velázquez Betancourt, cuento de influencia cortazariana que transita, teñido de humor negro, entre la realidad y la fantasía.

En el rubro de ensayo, publicamos “El terror del lector (colaboración y resistencia en la literatura de Jorge Luis Borges)”, de Christian Ochoa Dávila. En este texto, de corte más bien académico, el autor reflexiona sobre el tipo de lectores de la obra del escritor argentino y sobre la percepción que éstos tienen de Borges.  La parte gráfica de este número la ocupa una muestra de El reflejo interior: un haz de luz, exposición fotográfica de Héctor Ávila Cervantes, recientemente inaugurada en el Centro Cultural San Ángel. En la sección de reseñas, Eduardo Uribe recomienda Caudal de piedra, poesía peruana antologada por Julio Trujillo y editada por la Dirección de Literatura de la UNAM; Christian Barragán nos habla de Minificciones, otra exposición del fotógrafo Héctor Ávila Cervantes —esta vez a la vista del público en el Museo Universitario Leopoldo Flores, de Toluca—, e incluimos una muestra del trabajo realizado en el virtuality literario Caza de Letras, concurso-taller convocado por la Dirección de Literatura de la UNAM, que se desarrolló del 11 de mayo al 6 de julio en el portal http://www.cazadeletras.unam.mx/.

Por último, invitamos a los lectores a consultar nuestra sección de convocatorias a concursos literarios y gráficos, así como a colaborar con nosotros enviándonos sus textos a través de la sección indicada en esta página.

 

Carmina Estrada
Editora de Punto de partida