Números anteriores

No. 20/RESEÑA


 

Sobre Cosas que hacen BUM de Kiko Amat 




Eduardo de Gortari




Cosas que hacen BUM
Kiko Amat
Anagrama, Barcelona, 2009


cosasquehacen-bum-portada.jpgKiko Amat (Sant Boi, 1971) es periodista y uno de los más aventurados novelistas españoles de hoy en día. Recientemente, Anagrama ha editado, en su colección Contraseñas Rompepistas, novela que lo ha consolidado como uno de los mejores de su generación. Aprovechando la coyuntura que proporciona el lanzamiento de Rompepistas, sería bueno revisar la hasta ahora mejor novela de Amat, Cosas que hacen BUM, que acaba de ser reeditada en la colección Compactos de la misma editorial. 

Cosas que hacen BUM es una novela de iniciación que cuenta la historia de Pánic, un joven veinteañero, huérfano, anarquista, adicto a las anfetaminas, enamorado de una estudiante de filología llamada Rebeca y miembro de una gang de dadaístas subversivos. Novela de iniciación, pero también una road novel, ese incomprendido subgénero variante de la buildingroman, que homenajea a perpetuidad al Quijote, como puede verse, obviamente, en el libro cumbre de este género: On the road.

¿Pero, qué tiene de especial una novela de iniciación más? Empezaría diciendo que la apuesta principal, de donde se bifurcan todas las demás, es la naturalidad. Amat no finge, confecciona la historia a partir de sus defectos, excesos y manías para convertirlas en virtudes. De hecho, en el libro sobran los errores: extraña (por no decir mala) sintaxis, una estructura que tiene goteras y grietas por todos lados, incluso rompe continuamente el pacto de verosimilitud con el lector. Sin embargo, en esos detalles está el encanto de la novela. Paradoja de paradojas en la escritura: cuando la imperfección es el mayor valor del texto, de algún modo deviene perfección. Esto le da un carácter especial: ¿Cuántas veces no hemos leído un libro al que le sobra rigor, puntualidad y precisión, pero le falta todo lo demás, le falta algo que decir? Sí muchas, muchas veces. Pareciera que esos libros, al igual que los personajes de toda buena historia (e incluyo Cosas que hacen BUM en esta categoría), sufren no por sus defectos, sino por sus virtudes.

Volviendo a la novela, Pánic es un chico que, en el proceso de volverse hombre, sufre por sus virtudes. Sin embargo, también es un muchacho que nos hace reír y odiarlo al mismo tiempo. Destacan sus penurias, los extravagantes personajes que desfilan junto a él: abuelas sui generis que roban mobiliario público, vendedores de speed y anarquistas catalanes. Todo esto es aderezado por un fino soundtrack de punk y rithym & blues sesentero.

Como toda novela de su tipo, dirigida, además, a un público joven, es susceptible al desprecio o la incomprensión por parte de cualquier lector mayor de treinta años. Ejemplos mexicanos de mi aseveración podrían ser las ya clásicas Gazapo y De perfil. Cierto, pero injusto; estos libros tienen una frescura, una destreza con el lenguaje, un ritmo trepidante y un implícito grado de subversión (marcado por el contexto político-social en que aparecieron) que los hace dignos de ser apreciados. Y todos estos elementos los podemos encontrar en la novela de Kiko Amat.

Cosas que hacen BUM sobresale por ser un libro sincero, aventurado, con una prosa audaz y cuyo motivo es demostrarse que aún se puede decir/hacer algo con la novela. Esta novela, pues, nos recuerda, quizá involuntariamente, que la literatura se hace de apuestas, no de seguridades.


Más reseñas literarias aquí...


Eduardo de Gortari (Ciudad de México, 1988) es autor de Singles //05/08// (RDLPS, 2008; versión descargable en PDF en www.redelospoetassalvajes.blogspot.com). Ha publicado en las revistas Punto de partida, Tierra Adentro, Literal y La línea del cosmonauta. Poemas suyos aparecen en la antología Divino Tesoro (Libros de la meseta, 2008) y el libro colectivo Paraíso en llamas (Literal, 2008) Pertenece al colectivo Devrayativa (devrayativa.blogspot.com). Es guitarrista del grupo Yesterday Pop.