Números anteriores

No. 28/EDITORIAL 




Creo fervientemente que el vallenato es una de las más afortunadas manifestaciones de la música popular latinoamericana. Sus letras tienen, como pasa con el corrido mexicano, vocación narrativa, y sus intérpretes un cierto espíritu juglar. Esta expresión, que toma su nombre de su región  de origen (Valledupar, Colombia), ha sido ampliamente difundida  en el mundo en años recientes, mucho a partir del trabajo de fusión de artistas como Carlos Vives en los años noventa. El escritor y periodista quiteño Juan Manuel Granja acompaña a un grupo de vallenateros que, como nuestros mariachis, son contratados al momento en las calles de Medellín para animar fiestas, y se da vuelo en una deliciosa crónica que publicamos al grito de “Apagá todo que ya sube la papayera”.

En nuestra sección de poesía, “Celebración de año nuevo”, del mexicano Agustín Azcona, y una serie de poemas de la argentina Cecilia Galli, además de la traducción de Hiram Barrios al recientemente fallecido  Edoardo Sanguineti . La pieza traducida en este número, “La poesía todavía es practicable”, podría considerarse una suerte de poética de una de las figuras importantes de la neovanguardia italiana.

En narrativa, dos cuentos  notables: “Dos y un cuarto”, del sonorense Aaron  López Friedman,  y “Herman”, del mexiquense Oswaldo Buendía; y una minificción: “Entre damas”, de David Ramírez, de Puebla. En cuanto a ensayo, Rafael Toriz nos brinda “Máquina Velarde”, impecable reflexión acerca de la prosa del escritor zacatecano, texto leído en las Jornadas Lopezvelardeanas 2007; y el guayaquileño Martín Cinzano trae a cuento a un personaje enigmático: Arthur Cravan: boxeador amateur, viajero, sobrino de Oscar Wilde, poeta, pendenciero y, desde su revista Maintemant, precursor del dadaísmo.

La Muestra Internacional de Cine llega a su edición 52 este año en su sede principal (Cineteca Nacional de la Ciudad de México) y alternas. Desde su creación en el lejano 1977, este festival ha sido el espacio por excelencia para disfrutar de nuevas propuestas cinematográficas, un oasis  en un medio que cada vez privilegia más las producciones estadounidenses y que ha sido copado por las grandes cadenas de cine comercial. A propósito de esta fiesta cinematográfica, publicamos en este número dos reseñas de Rodrigo Martínez  a sendas obras de dos creadores de culto: el portugués Manoel de Oliveira, quien presenta en esta muestra su  filme El extraño caso de Angélica, y el siempre impactante Lars von Trier, con Anticristo.

Publicamos también en esta  edición la serie gráfica “Desplazamientos, memorias y construcción”, de Édgar Bautista, acreedora de mención honorífica en el pasado concurso literario y gráfico de Punto de partida. Invitamos a nuestros lectores a participar en la nueva convocatoria del certamen, cuyas bases pueden encontrar en este espacio.


Carmina Estrada