Números anteriores

CARTOGRAFÍAS / No. 60


 

Cartografías

Cuándo deben introducirse títulos


Planos para una ciudad que no existe reúne el trabajo de poetas de Hispanoamérica cuya obra es inédita en México. Propone un recorrido por distintas propuestas y voces de esa tradición de tradiciones que es la poesía en castellano. Son los trazos y las líneas de un grupo de mujeres y hombres que construyen el esplendor y las ruinas de uno de los futuros posibles.

La escritura de Jeymer Gamboa (Días ordinarios, Nuestra película de las vacaciones) se caracteriza por su concreción y eficacia, por el trazo seguro de sus obsesiones, por su búsqueda del pasado en la permanencia de ciertos hábitos y objetos. Existe en sus versos una incertidumbre seca, poderosa que se resuelve en líneas certeras y de una gran pulcritud. Cuándo deben introducirse los títulos incluye poemas de las obras mencionadas además de cinco poemas inéditos que se pueden leer en línea o descargarse en formato PDF.



Jeymer Gamboa

Descargar PDF aquí


  De Días ordinarios*
 
 

Precipitaciones
Analgésicos
La parte que sustituye el todo
Botellas, cáscaras y prensa añeja
Moby Dick
Gilletes usadas
Perchas
Una fuerte brisa
Pensamientos del corredor de larga distancia
Electrodomésticos
Árboles de Reznikoff
Señales de tránsito
Observación, desempleo y el gusto impuesto por la simetría
Líneas bloqueadas

 



Precipitaciones

Del aguacero que me empapó hace unas horas,
mientras te buscaba borracho por la ciudad,
sólo queda un lento goteo en el tendido eléctrico.

Las medias húmedas detrás del refrigerador.



Analgésicos

Poco pueden durar las ideas
que apuntan hacia el progreso personal
una noche de gripe y fiebre.

Burbujas de una pastilla efervescente
que desaparecen en la superficie.




La parte que sustituye el todo

Cada vez me atrae menos la pintura.
Pero debo decir que me gustan
esos cuadros de Limberth
donde se limita a pintar sus zapatos.

Limitar: imponerse límites en lo que se dice o se hace, con
renuncia voluntaria o forzada a otras cosas posibles o deseables.

Porque es sólo eso:
un par de zapatos
que han resistido
otro invierno.



Botellas, cáscaras y prensa añeja

Luces rojas lamen la carretera mojada. 

La vecina sacó la basura a la calle
para que minutos más tarde
pase un hombre
y revise los desechos ajenos
que dejó la semana.

Botellas, cáscaras y prensa añeja
examina con las luces del tráfico

como los pensamientos inconexos
de alguien que mira por la ventana.



Moby Dick

El auto lo dejaron abandonado
en una playa de Tarifa
como un cetáceo de hierro
donde ahora entran y salen
pájaros marinos.    

La aguja todavía indica 220 Km/h.



Gilletes usadas

La puerta está abierta
para que la canción de la radio
llegue hasta el baño.

Ella está depilándose las piernas
y pensando en que esto va mejor.

Su momento cumbre de reflexión
se interrumpe justo
con ese corte cerca del tobillo.



Perchas

La poesía no va a reparar esta relación.
Ni los otros electrodomésticos
dañados.

Lo que en verdad aterroriza
es abrir el ropero
y ver tantas perchas sin nada.



Una fuerte brisa

Una fuerte brisa
intentó que nuestras ropas
se abrazaran en el tendedero.
Me reí de la idea
y terminé de girar la llave.
Ahí estabas vos, en la sala,
fumando un cigarrillo.



Pensamientos del corredor de larga distancia

Después de que me fui de la casa,
esto fue hace unos diez años,
por alguna razón, si la hay,
mi papá comenzó a hacer una hora diaria de ejercicio.

Compró una bicicleta estática, caminadora de cinta, pesas
y ropa deportiva.

Luego salió a correr todas las mañanas y desde entonces,
en la oscuridad de la madrugada, se puede escuchar su trote
sobre las calles de grava del pueblo.

Este año empezó a competir en maratones
y ha convencido a algunos vecinos para que lo acompañen
a recorrer largas distancias.

En nuestras breves y esporádicas conversaciones telefónicas
a veces me cuenta entusiasmado de estas competencias:
un esbozo del paisaje que arrancan sus ojos mientras corre,
el tiempo realizado durante una carrera
o las dificultades que impone el clima y el terreno al corredor. 

Ayer me dijo que entró a la meta  en el puesto 32
de la categoría veteranos en la media maratón de La Paz.

Una hora con treinta y siete minutos.

Después nos quedamos en silencio
y le dije que debía colgar.

Pensé en su silueta recortada por la luz del amanecer,
corriendo a paso firme por montañas azules,

en el sonido de su respiración en la brisa helada
como una canción de fondo para sus pensamientos

y se me ocurrió que sale a correr todas las mañanas
para acortar la distancia que hay entre nosotros.



Electrodomésticos

El sonido a riachuelo
de la lavadora escurriendo el agua.

La pantalla del televisor B/N de mi abuelo
cubierta con papel celofán amarillo.

Para sostener la palanca de la olla arrocera
uso un tenedor o el dedo índice.

Si dirijo la antena hacia el volcán
entra la señal codificada de un canal porno.

Una luz de crepúsculo invernal
me ilumina el rostro cuando abro la refri.



Árboles de Reznikoff

Los platos lavados, me asomo
por la ventana para ver
los árboles secarse.

La lluvia duró
igual que la canción
del vecino,


apenas para dejar
unas gotas en las ramas
como brotes de una
flor muy rara.



Señales de tránsito

Un grupo de pájaros pequeños
desciende enfrente del autobús.

Durante uno o dos minutos
picotean el asfalto
y miran de reojo al chofer.

Cuando el tráfico se pone otra vez en marcha
vuelan en bandada hacia un árbol del parque

y esperan la luz roja del semáforo.



Observación, desempleo y el gusto impuesto por la simetría

Me reconforta la tarde
y sus cambios de luz
sobre las azoteas: 

tanques de agua, antenas
y tendederos de ropa con pájaros

se resisten en la retina
a ser otra cosa
que no sea

tendederos de ropa con pájaros,
antenas y tanques de agua.



Líneas bloqueadas

Ella escuchó mi voz
y colgó de inmediato.

Marqué un par de veces más
y salió el mensaje del contestador.

Al salir de la cabina
el empleado me preguntó
si había podido hablar.

Le dije que en un día como hoy
las líneas están bloqueadas

y pagué los 80 centavos que costó
el hola y los dos silencios.
 

De Nuestra película de las vacaciones

 


* Días ordinarios, Pre-Textos, Málaga, 2011.


Jeymer Gamboa nació el 5 de enero de 1980 en Santa Cruz de León Cortés (zona de Los Santos), al sur de San José, capital de Costa Rica. Actualmente reside en el barrio de Villa Crespo en Buenos Aires, Argentina. Es egresado de la carrera de Diseño de Imagen y Sonido de la Universidad de Buenos Aires (UBA). También estudió periodismo y producción audiovisual en la Universidad de Costa Rica (UCR). Ha trabajado como periodista en distintos medios costarricenses. Como realizador audiovisual ha dirigido documentales y cortometrajes experimentales que se han mostrado en festivales y muestras de México, Costa Rica, Cuba, España, Polonia, Brasil y Argentina, entre los que destacan Rastros (2010), Marino de tierra (2010) y De cómo mirar una ventana con ladrillos (2008). También ha incursionado en proyectos de videoinstalación mostrados recientemente en Buenos Aires bajo el título de Extinciones (2012).

En 2011 la editorial Pre-Textos publicó su primer libro de poemas, Días ordinarios, con el que obtuvo el XI Premio internacional de poesía Emilio Prados, convocado por el Centro Cultural Generación del 27 en Málaga, España. También publicó los libros Nuestra película de las vacaciones (Liliputienses, 2014), El desplazamiento circunstancial (Arlekín, 2015) y la plaquette La insistencia de la luz (Neutrinos, 2015). Ha sido incluido en las antologías Una temporada en el Centro. Panorama actual de la poesía en Costa Rica (Amargord, 2013) y 1.000 millones. Poesía en lengua española del siglo XXI (Municipal de Rosario, 2014).

Sus textos aparecen en revistas impresas y publicaciones en Internet como Catálogos de Valverde, revista Ping Pong, El maquinista de la Generación, Campotraviesa, Buensalvaje, Litoral, entre otros.


Jeymer Gamboa (Santa Cruz de León, San José, Costa Rica, 1980). He graduated in Image and Sound Design from Universidad de Buenos Aires, and also studied Journalism and Audiovisual Production at Universidad de Costa Rica. He has worked as a journalist and as a film maker, and has directed documentary and experimental shortfilms that have been exhibited at several international Film Festivals. He has also made video installation art.

As a poet, he is the author of Días ordinarios (Pre-textos, 2011); Nuestra película de las vacaciones (Liliputienses, 2014), El desplazamiento circunstancial (Arlekín, 2015) and the plaquette La insistencia de la luz (Neutrinos, 2015). His writing works have been also published in several magazines and web sites.