Números anteriores

No. 4/ACTIVIDADES LITERARIAS

 
Editores ibéricos y mexicanos impulsan una red editorial independiente


Rodrigo Martínez

Dar a conocer una red de editores independientes, presentar la página de internet www.editalter.com y extender los canales de distribución de las editoriales alternativas fueron los propósitos de la mesa redonda Hacia una red de editores independientes, efectuada el pasado 15 de noviembre en la Casa Universitaria del Libro de la UNAM, y que reunió a profesionales de España y México dedicados al trabajo editorial no lucrativo. Esta mesa surgió debido al incremento en la participación de México en  EDITA (Encuentro internacional de Editores Independientes).

EDITA nació hace quince años con el fin de impulsar las editoriales independientes que surgieron durante la transición democrática en España. En la actualidad, el encuentro se ha extendido a Latinoamérica pues en él han participado profesionales del sector bibliográfico de Argentina, Colombia, Chile y México.

Cada año EDITA celebra una reunión en Punta Umbría, España, para establecer redes de comunicación entre las editoriales independientes o alternativas del mundo hispano a través de mesas, recitales, exposiciones bibliográficas y conciertos.

Ahora el propósito de la red, en palabras de Uberto Stábile, uno de los fundadores del proyecto, es “dar forma a un cuerpo de editores independientes” y tender redes de comunicación entre ellos pues pretenden constituir una página de internet  donde cada miembro pueda colocar el catálogo de sus publicaciones.

Según Nora Hernández, quien fungió como enlace entre los editores ibéricos, los mexicanos y la UNAM, esta página pretende incrementar los canales de distribución de las editoriales alternativas debido a que se trata de organismos que tienen "poca voz y pocas posibilidades" en un medio ocupado por las grandes empresas editoriales.

En entrevista, la jefa del departamento de vinculación cultural del CNCA dijo que, por el momento, EDITA sólo tiene la intención de reunir a los editores independientes, culminar la página de internet y, en el caso del CNCA, terminar el padrón de editoriales independientes de México que hasta el momento suma sesenta registros.

Esto viene a colación ya que, según la promotora de las mesas en la Casa Universitaria del Libro, los integrantes de EDITA y sus colaboradores en México aún no han discutido la posibilidad de presentar propuestas legales en torno a las denominadas editoriales alternativas; es decir, las de carácter no lucrativo.



Logros y experiencias

La mesa redonda Hacia una red de editores independientes derivó en un intercambio de experiencias de los editores independientes o alternativos de México y España, pues cada uno de los ponentes expuso la misión de sus empresas.

Ángeles Alonso, representante de la Feria de la Edición de Canarias, dijo que el cometido de la celebración que ella organiza es presentar y proyectar el trabajo editorial y literario realizado en aquella región de España.

Para romper con el “monopolio dominante de la poesía” que promueve el liberalismo, el poeta Antonio Orihuela impulsó el encuentro Voces del Extremo que, cada año, además de celebrar recitales y exposiciones en Moguer, edita una antología de poetas jóvenes ajenos a la “corriente oficial”. Este proyecto se ha extendido a ciudades como Madrid y Logroño, y ha tenido la participación de autores y editores de Latinoamérica.

Por su parte, María Luisa Martínez Passarge, miembro del Colectivo Independiente Alforja, hizo énfasis en las dificultades financieras de los proyectos alternativos y afirmó que el grupo al que pertenece surgió para crear lectores de poesía y para difundir la literatura distinta de las corrientes de moda ya que su objetivo es producir libros y revistas no lucrativos, realizados por vocación y no por obligación.

Además de los proyectos editoriales, Hacia una red internacional de editores independientes tuvo también la presentación de propuestas concretas. La responsable del proyecto Punto de Partida de la Dirección de Literatura de la UNAM, Carmina Estrada, expresó que encuentros como EDITA representaban la posibilidad de concertar la producción de coediciones, así como de superar los trámites burocráticos internacionales para facilitar la distribución de publicaciones alternativas en los países hispanoamericanos.

Alfredo Núñez, director de la revista Textofilia y miembro de Coincidentes, dijo que este grupo, en el que se integran numerosas editoriales independientes, se dedica a buscar accesos a la distribución a través de librerías además de ampliar la red de puntos de venta por medio de estrategias diversas y con el propósito de llegar a países extranjeros como la India.

Finalmente, Alejandro Zenker, titular de Ediciones El Ermitaño, comentó que, para tener éxito, las editoriales alternativas deben tener un nicho de lectores bien definido además de que deben trabajar con tirajes pequeños y susceptibles de ser colocados en los espacios con un perfil afín a los lectores de cada publicación.

Los encuentros y las mesas redondas continuarán celebrándose, pues, además del intercambio de propuestas, todos los participantes aprovecharon este espacio para intercambiar material bibliográfico y contactos, ya que, como señaló María Luisa Martínez Passarge, los editores independientes, antes que nada, hacen libros por gusto.



Rodrigo Martínez (México, 1982) es ensayista, narrador y comunicólogo por la Facultad de Ciencias Políticas y Sociales de la UNAM. Ha publicado en las revistas Punto de partida, El Universo del Búho, Viento en vela, La revistaPeriódico de poesía (versión digital), así como en el suplemento Confabulario (El Universal) y el diario El Financiero. En 2004 obtuvo el Premio Nacional de Ensayo Universitario Agustín Yánez organizado por la revista Tierra adentro y el Conaculta. Fue ganador del premio de cuento del XXXV Concurso Gráfico y Literario de Punto de Partida. Un año después recibió el premio de crónica del mismo certamen. Su trabajo periodístico premiado fue incluido en las antologías Relatos periodísticos de la vida universitaria (2003) y Voces y narraciones periodísticas de universitarios (2004), editadas por la Agencia Universitaria de Noticias-AUNAM.