Números anteriores

CARTOGRAFÍAS / No. 67
Cartografías

Propiedades reales, bienes ficticios


Planos para una ciudad que no existe reúne el trabajo de poetas de Hispanoamérica cuya obra es inédita en México. Propone un recorrido por distintas propuestas y voces de esa tradición de tradiciones que es la poesía en castellano. Son los trazos y las líneas de un grupo de mujeres y hombres que construyen el esplendor y las ruinas de uno de los futuros posibles.

La obra de Salgado amplía las posibilidades discursivas al incorpora al caos informático un ruido proveniente del análisis político, de la experiencia colectiva y del estudio de las vanguardias y utopías recientes. En sus textos existe la preocupación del presente y una alternativa para nombrarlo a través de distintas y amplias materias de lenguaje.



Maria Salgado

Descargar PDF aquí


De Hacia un ruido. Frases para un film político*
  



0. De una mala traducción un diagrama del cuaderno que tienes entre manos





          The adevelopment of this with my


          sistersa to learn how to write this

          pierce of political pornograph

          for the forceb of how you sound

          material of what we made

          that nightc: us making sound

          el poema es de Fred Moten, se titula “Regroundings” y ni
          idea de si significa esto. Pero significar es esto también,
          ser leído. Ser mal-leído. Ser traído a la mesa porque
          se es requerido por alguien que desconoce tu
idioma y aún así se esfuerza en comp
render lo que le dices
             como si




a. No traduje sisters por hermanas porque en español no trae, pienso, la misma connotación gospel, ni la misma oralidad. No suena a interjección. Sólo suena católico, misal. Así que elijo el término más horizontal y cualquierista posible

     b. quise mantener la fonética de for y force porque sin duda ahí está la fuerza hacía un
     c. lo que se hace de noche, el material del gasto, todo el mundo sabe qué es
la flor            d. apocopado suena mejor y trae esa oralidad antes perdida
de noche, la
fluorescencia es
                  políticas de la noche también se llamaría


                                   El desarrollamiento de esto con quien haya

                                   pa’aprenderd cómo escribir UNA PERFORACIÓN

                                   DE PORNOGRAFÍA POLÍTICA

                                   a fuerza de la fuerza de vuestro sonido

                                   material de lo que aquella noche hicimos:

                                   a nosotros haciendo RUIDO

o de lo que aquella noche nos hicimos: RUIDO
o de lo que aquella hicimos RUIDO: a nosotros


Apollo 11
[fragmentos]


Yuri Gagarin viajó al espacio un 12 de abril de 1961.

Más tarde,
convertido en un bebedor empedernido,
se lanzó desde un segundo piso
y estrelló su cráneo contra el suelo.

Desde el espacio
se ven cosas
que nadie debería ver.

Desde el espacio
el mundo es un punto diminuto,
insignificante.




James Irwin,
octavo hombre en pisar la luna,
emprendió varios viajes a Turquía
en busca del arca de Noé.

Edgar Mitchell,
tripulante de la misma nave,
dice estar seguro
de que hay vida extraterrestre.

Charlie Duck,
exastronauta bravucón,
visita hoy asiduamente
la iglesia de New Braunfels, Texas.

Buzz Aldrin,
piloto de la tripulación
más famosa de la historia,
asegura haber visto 2001: una odisea en el espacio
antes de haber pronunciado
aquellas palabras tristes
sobre el suelo de la luna:
“Maravillosa vista desde aquí,
magnífica desolación”.




Si a Piotr Dolgov
le hubiesen dicho
que moriría
a 28 kilómetros de altura
por una fuga
en el aire almacenado
de su traje
no lo hubiera creído.

Para la posteridad
el hecho es indiferente:
acabó la guerra fría,
acabó la carrera del espacio.

Ya nadie sueña
con vuelos espaciales.

Por eso Piotr Dolgov
es hoy apenas
el nombre de un accidente,
de un imprevisto propio
de ese tiempo
en el que el mundo
todavía
expandía sus fronteras,
de ese tiempo
en el que todavía
nos empeñábamos
en vernos desde afuera.




Un sueño
en el que alguien
es expulsado de una nave
en medio del espacio.

Hace frío
y el oxígeno escasea.

Un sueño
en el que todo alrededor
es mucho más oscuro que la noche.

(Un sueño donde solo existe la noche.)

El astronauta despierta.

Todo lo que toca
pertenece a un mundo
a más de 380 000
kilómetros de distancia.



Ensayo sobre astronáutica

Los poemas no cambian a nadie.

Son menos eficaces que el yoga,
la acupuntura,
la autoayuda.

Los poemas no son nada.

Acaso un chicotazo,
acaso un arpón
que se clava
en un cuerpo moribundo.




Z

Tuve que detenerme
y pensar:
Dios,
desde los cielos,
¿veía en la cruz
un punto iluminado?
¿veía dentro
de la cabeza sangrante
de su hijo?
¿veía acaso
la corona de espinas?

Tuve que detenerme
y preguntar:
¿alcanzaba Dios a ver
la inscripción
sobre el cuerpo mancillado
de su hijo?

Entonces fui Jesús crucificado
y encontré la nada.




Gravedad cero


I

Lo veo reclinado,
recogido eternamente en sus pavores.

Tiene la vida entera de no haber sido mi padre.

Lo veo mover sus manos,
como jugando,
tratando de explicarse,
de explicar
porqué no pudo.

Si no fuera por las canas,
por la mirada torpe,
por el tiempo,
que lo arruina todo,
juraría
que él
es el hijo.


II

Borracho,
sostenido apenas
por la inercia,
me escupe al oído:
yo soy el padre
que hubieras
querido tener.

Malherido,
como si estuviera
confesando mis pecados,
agacho la cabeza
y asiento.


III

Mi padre
sus elipsis
sus delirios
la lentitud
con que toma la taza
entre los dedos
y la alza
como brindando
por un amigo imaginario
mientras mi vida transcurre
a demasiados kilómetros
como para que lleguen
su dinero
sus noticias
o siquiera
el tono
de su voz
haciendo promesas
que no cumplirá.
Desde aquí las escucho
padre
y son tus palabras
mi arrullo
mi condena
el sonido de algo
que se quiebra.




La caída del muro

Con la disciplina de un samurái
me preparo el desayuno.

Del otro lado
el vecino reconstruye el muro
que recién derribó.

Dividirse,
luego juntarse.

Levantar muros
por el placer
de verlos caer.




20/08/XX

Volver del espacio
a esta habitación.

Gastar los días que me quedan
entre la comida fría
de una máquina,
y esta mujer
que duerme,
sin dinero para pagar un sitio
donde la calefacción
no haga ese ruido
que tanto parece
que anunciara algo.



28/08/XX

Entonces
cierro los ojos
y recuerdo aquellas noches:

el sonido del espacio
arrullándome.




03/10/XX

Si te detenés en las vitrinas
de los negocios de electrodomésticos
y te fijás en la sección
del obituario
y despertás en medio de la noche,
pensando en tus días del espacio
es porque estás perdido.



De Mala estirpe
 


* Challenger, Editorial de la Universidad Estatal a Distancia, San José, 2016.
 


María Salgado. Nació en Madrid, España, en 1984. Poeta, performer e investigadora. Recibió en 2014 el doctorado en Teoría de la Literatura y Literatura Comparada en la Universidad Autónoma de Madrid con una tesis “El momento analítico. Poéticas constructivistas en España desde 1964”. Inició junto a Patricia Esteban el grupo de investigación Seminario Euraca, un dispositivo de lectura, escritura y pensamiento que es ahora colectivo y ha tenido varias sedes en Madrid. Ha publicado cuatro libros de poesía: ferias (Ayuntamiento de San Sebastián de los Reyes, Madrid, 2007), 31 poemas (Puerta del Mar, Málaga, 2010; Danke, Rosario, 2016), ready (Arrebato, Madrid, 2012), Hacía un ruido. Frases para un film político (La Lenta editora, Madrid, 2014; Contrabando, Valencia, 2016), Un mundo aprox. Frases para un film político II (Sisterhood, La Lenta editora, Madrid, 2015). Entre 2008 y 2012 editó, junto al poeta argentino Gabriel Cortiñas, el sitio Contrabando, proyecto de intercambio de libros, reseñas, lecturas, entrevistas y grabaciones de poesía entre varios puntos del mapa internacional hispanohablante. Desde el año 2013 trabaja con el compositor Fran MM Cabeza de Vaca. Su última pieza, Hacía un ruido, se presentó en junio de 2015 en el Teatro Valle Inclán.