Números anteriores

No. 5/ACTIVIDADES LITERARIAS

 
Tercer Festival Internacional de Poesía de Manzanillo

 



Balam Rodrigo




Durante los días del 20 al 24 de noviembre de 2007 se llevó a cabo el Tercer Festival Internacional de Poesía de Manzanillo, organizado por el Instituto Municipal de Cultura de Manzanillo a través de su director, el poeta Avelino Gómez Guzmán, y la mediación del también poeta Carlos Ramírez Vuelvas.

Con la asistencia de casi veinte poetas latinoamericanos, el festival ofreció al público colimense recitales de poesía en voz alta, talleres de creación literaria y presentaciones de libros en distintos foros públicos y privados con la finalidad de acercarlo
a la lectura y a la experiencia literaria. Además de escuchar poesía en voz de sus autores, los más audaces de entre los asistentes pudieron incluso echarse el conocido “palomazo” y leer sus propios textos.

Excelentes amigos y poetas participaron en una o varias de las actividades realizadas durante el festival: Leticia Cortés (Jalisco), Iván Cruz (D. F.), Guillermina Cuevas (Colima), Óscar de Pablo (D. F.), José María Espinasa (D. F.), Jorge Eduardo Esquivel Larrondo (Chile), Gerardo González (Colima), Armando Haro (Zacatecas), Allan Mills (Guatemala), Eduardo Lucio Molina y Vedia (Argentina), Luis Paniagua (Guanajuato), Omar Pimienta (Baja California), Hugo Plascencia (Jalisco), Balam Rodrigo (Chiapas), Álvaro Solís (Tabasco), Alberto Trejo (D. F.) y Teodoro Villegas (D. F.).

alan_mills_e_ivn_cruz.jpg 
Allan Mills e Iván Cruz. Las fotos que ilustran este
texto son cortesía  de Iván Cruz.

La inauguración tuvo lugar la noche del día 20 de noviembre con una inolvidable lectura de poesía a bordo del buque Galeana, de la Armada de México, anclado en el Muelle Fiscal, muy cerca del Centro Histórico de Manzanillo. Luego de las palabras de bienvenida a cargo del Presidente Municipal y los altos mandos del Galeana, se dio por inaugurado el evento e inició la primera lectura: Álvaro Solís, Eduardo Lucio Molina y Vedia, Juan Eduardo Esquivel Larrondo y Balam Rodrigo —apostados en cubierta, muy cerca de la proa— leyeron poemas de temas marítimos y marineros bajo una luna creciente y la brisa del océano Pacífico. Amenizada con música de jazz del grupo Ledbely y seguida por el clásico coctel, la inaugural velada poética terminó poco antes de la medianoche.

El día 21 de noviembre las actividades iniciaron con lecturas de poesía en el restaurante Chantilly y la Universidad Vizcaya y el inicio del taller literario en el hotel El Tesoro. Sin embargo, la lectura y los palomazos poéticos en el mítico Bar Bora’s —enclavado entre peñascos de granito a orillas del mar, con el oleaje casi bajo los pies— hicieron de la velada una de las más entrañables. Los poetas Guillermina Cuevas, Óscar de Pablo, Gerardo González, Juan Eduardo Esquivel Larrondo, Balam Rodrigo, Álvaro Solís, Teodoro Villegas (como presentador) y los espectadores que soportaron hasta el último poema de la noche, terminaron la tertulia compartiendo la mesa y los magníficos tacos de arrachera en la inolvidable taquería La Sonrisa, en una cena que selló la madrugada.

balam_rodrigo_y_scar_de_pablo.jpg 
Balam Rodrigo y Óscar de Pablo. 

Pese al desvelo de la noche anterior, la mañana del día 22 de noviembre las lecturas de poesía iniciaron en uno de los foros más populares y exóticos del puerto de Manzanillo: los pasillos del mercado municipal 5 de Mayo. Los poetas Óscar de Pablo, Juan Eduardo Esquivel Larrondo, Eduardo Lucio Molina y Vedia, Balam Rodrigo y Álvaro Solís arrojaron la voz de sus poemas —en constante batalla sonora contra las licuadoras, el trajín de los carniceros y la música de los “piratas”— desde el segundo piso del mercado y allí, entre olores, colores y el constante fluir de las mercancías, la escucha de un público ajetreado —clientes y marchantes— no se hizo esperar. Más tarde, algunos de los poetas mencionados se dieron cita en los bajos del Palacio Municipal de Manzanillo (en otra lectura), para luego unirse a la voz de Leticia Cortés, Guillermina Cuevas, Gerardo González y Hugo Plascencia en el céntrico y tradicional Bar Social —con todo y su exquisita botana— donde para sorpresa de todos, el mesero y la cocinera también leyeron sus poemas. Por la noche tuvo lugar la memorable lunada poética en la playa de la bahía La Audiencia, donde todos los poetas participantes hasta ese momento —incluyendo al tijuanense Omar Pimienta, recién llegado— se dieron cita para leer poemas a la luna. El joven poeta Óscar de Pablo inició las acciones con la presentación de su libro Debiste haber contado otras historias ante un público alegre y numeroso que se mantuvo fiel hasta concluir el evento. La música no faltó en la lunada y además de un par de trovadores, la ovación de la noche se la llevaron las exuberantes mulatas del grupo Tambuco Fusión —ensamble de percusiones, samba y batucada— que pusieron a mover el cuerpo a todos los presentes, incluidos los poetas, que terminaron con los ojos ebrios de luna, mar y morenuras.

recital_en_el_pez_vela.jpg 
Recital en El Pez Vela.

Con lecturas de poesía en el salón María Gómez Rivera (Óscar de Pablo, Omar Pimienta y Álvaro Solís), la preparatoria CET-Mar No.12 (Armando Haro y Balam Rodrigo) y la presentación del libro Canto a los otros —de Juan Eduardo Esquivel Larrondo— en la Explanada Benito Juárez del Centro Histórico de Manzanillo, el viernes 23 de noviembre las actividades del festival iniciaron poco antes del mediodía y continuaron por la tarde con el arribo de los poetas Iván Cruz, José María Espinasa, Allan Mills, Luis Paniagua y Alberto Trejo, quienes “sufrieron” la hospitalidad y atenciones del hotel El Tesoro. Allí se unieron a los poetas sobrevivientes de las jornadas poéticas preliminares en una comida por demás generosa y cuya sobremesa derivó en una de las tertulias poéticas más interesantes del festival. Las charlas sobre poesía continuaron —ya en traje de baño y bajo el sol manzanillense— en las playas de La Audiencia y se prolongaron hacia la noche con la visita obligada a los bares Colima y El Nautilus, donde los poetas Iván Cruz, Allan Mills, Luis Paniagua, Omar Pimienta, Balam Rodrigo, Alberto Trejo y Carlos Ramírez Vuelvas pudieron mostrar lo mejor de su repertorio poético en las pistas de baile.

La mañana del último día del festival, el sábado 23 de noviembre, tuvo como primer escenario —nuevamente— el segundo piso del mercado 5 de Mayo. Los excelentes poetas Iván Cruz, José María Espinasa, Eduardo Lucio Molina y Vedia, Luis Paniagua y Alberto Trejo hicieron retumbar la nave del mercado con su poesía y los ecos de su lectura llamaron la atención de un público insospechado, pero alegre. Visitantes fortuitos y locatarios parecían haberse acostumbrado ya a la poesía en voz alta —allí, en el arduo trajín de los pasillos— y las aclamaciones no se hicieron esperar. Por la tarde, bajo el sol de La Audiencia, iniciaron las efímeras acciones del futbol playero —durante casi 25 minutos— con el encuentro entre el conjunto capitalino de Iván Cruz y Alberto Trejo vs. la dupla provinciana de Luis Paniagua y Balam Rodrigo, con resultado de 3-2 a favor de los poetas del interior del país.

recital_en_el_pez_vela_1.jpg 
Los poetas en el recital de El Pez Vela.

La clausura del Tercer Festival Internacional de Poesía de Manzanillo se llevó a cabo el sábado 23 por la noche en el Centro Histórico de Manzanillo, en la Explanada del Pez Vela —escultura monumental de Sebastián, mejor conocida como “el camarón azul” por los lugareños—, con el recital de los poetas Iván Cruz, José María Espinasa, Juan Eduardo Esquivel Larrondo, Allan Mills, Eduardo Lucio Molina y Vedia, Luis Paniagua, Balam Rodrigo y Alberto Trejo, quienes leyeron poemas ante un nutrido público manzanillense.  Luego de la lectura final, la música de cuerdas del grupo de guitarras populares de la Universidad de Colima dio por terminadas las actividades del festival.

Los poetas invitados al Tercer Festival Internacional de Poesía de Manzanillo
agradecemos las espléndidas atenciones y amabilidad de los anfitriones del Instituto de Cultura de Manzanillo, entre ellos: Guillermo Huerta, Patricia López Flores, Irene Herrera, Sergio Plascencia y Sergio Arnoldo, quienes, sumados al apoyo de los poetas Guillermina Cuevas, Gerardo González y Carlos Ramírez Vuelvas —así como del público asistente— hicieron posible nuestra excelente y agradable estancia en tierras colimenses. Nuestro profundo agradecimiento también para el poeta Avelino Gómez Guzmán quien, por causas de fuerza mayor, no pudo asistir personalmente al evento. Para él toda nuestra solidaridad y nuestro más sincero apoyo fraternal por la sensible pérdida de su hijo.

Esperamos que la tradición del Festival Internacional de Poesía de Manzanillo continúe su marcha el próximo año y reúna a cada vez más poetas y escritores latinoamericanos en el espíritu fraternal de la poesía.





Balam Rodrigo (Villa de Comaltitlán, Chiapas, 1974) es bilólogo por la Facultad de Ciencias de la UNAM. Ha escrito textos de divulgación científica, crónica, cuento, ensayo y poesía, publicados en diversas revistas de México y Latinoamérica. Ha merecido el Premio Estatal de Poesía Raúl Garduño (Chiapas, 2004), el Premio  Estatal de Crónica César Pineda del Valle (Chiapas, 2005), el Premio Regional de Poesía Ydalio Huerta Escalante (2005), el Primer Premio de Poesía Joven Ciudad de México (2006) y el Premio de Poesía San Román (2007). Fue becario del Programa de Estímulo a la Creación y el Desarrollo Artístico del CONECULTA-Chiapas en 2005 y 2007. Es autor de los libros Hábito Lunar (Praxis, 2005), Poemas de mar amaranto (CONECULTA-Chiapas, 2006), Libelo de varia necrología (Secretaría de Cultura del Distrito Federal, 2007) y Silencia (CONECULTA-Chiapas, 2007). Poemas suyos han sido incluidos en las antologías Más vale sollozar afilando la navaja. Antología extraoficial de poetas jóvenes de México (2004), Antología arbitraria de poetas jóvenes de Chiapas (2005), Los poetas chiapanecos escriben para Jaime Sabines (2005) y Los abismos de la palabra. Antología intercultural de literatura chiapaneca (2005).