Números anteriores

CARTOGRAFÍAS / No. 50


 

Cartografías

Anoche soñé que tenía seis años


Planos para una ciudad que no existe reúne el trabajo de poetas de Hispanoamérica cuya obra es inédita en México. Propone un recorrido por distintas propuestas y voces de esa tradición de tradiciones que es la poesía en castellano. Son los trazos y las líneas de un grupo de mujeres y hombres que construyen el esplendor y las ruinas de uno de los futuros posibles.

En esta ocasión, Jorge Posada ha seleccionado poemas de la puertorriqueña Cindy Jiménez-Vera, los cuales ha retomado de los poemarios 400 nuevos soles y Tegucigalpa, así como poemas inéditos. La selección completa Anoche soñé que tenía seis años está disponible como archivo PDF de manera gratuita.


 



Cindy Jiménez-Vera

Descargar PDF aquí


 De 400 nuevos soles*
 


400 nuevos soles
Audífonos
Sunny side up
Mitopoiesis
Numismática
Fábula de la liebre y la tortuga
Ob(soles)cencia programada II
Cultiva tu propio jardín
Canje
Día de las madres
 



400 nuevos soles

Un periódico latinoamericano informa que Perú ofrece una bonificación de 400 nuevos soles a los empleados de gobierno que obtienen un grado universitario. Tengo tres de esos. Si hago la conversión de moneda, 400 nuevos soles peruanos son aproximadamente 153 dólares estadounidenses. Con eso, mi pareja y yo pagamos las facturas de electricidad y del agua por un mes. O no las pagamos y compramos comida. O no comemos ni tenemos servicios de luz y agua, y pagamos la cuenta del celular con algunos atrasos pendientes. O no hacemos nada de eso. Igual en Puerto Rico los huracanes y sus amenazas, nos dejan sin servicios de agua potable, electricidad, telecomunicaciones, y con alimentos de reputación dudosa. Mejor, fornicamos borrachos en el ojo de la tormenta. Él, despedido de una compañía que se fue a la quiebra. Yo, con dos trabajos que no suman uno, un vientre despoblado de hijos y algunos poemas con pocas palabras. Los bancos no saben de conversión de monedas. 400 nuevos soles son más de un año de amaneceres.





Audífonos

Cuando aquel niño de ocho años entró a la biblioteca a buscar libros de origami para revelar los secretos del adivino, supe que debía aprender a leer los labios. No dije nada. En su lugar, le ofrecí un libro para dibujar dragones y otros animales fantásticos. Aceptó. Aliviada, levanté el auricular del teléfono más cercano e hice una cita con el audiólogo. Tanta poesía de golpe puede ser letal para los oídos.



Sunny side up

Me paro frente a la nevera vacía y oigo anoche soñé que teníamos un bebé algunas ocasiones es niño otras niña una vez tenía nombre hoy seguro me ausento a la hora de ir al supermercado así no veré si el asiento para niños del carrito de compras está vacío si voy ocuparé ese espacio con una docena de huevos que casi nunca está en oferta.



Mitopoiesis

Aquel día llegó con una carta de desalojo en las manos. Fue así como el horno, las gavetas, las cortinas y los zapatos dejaron de aparecer en aquellos poemas domésticos.



Numismática

A partir de la crisis del 2008 pareciera una afición obsoleta, ésta. Debería, incluso, figurar en un inciso en el sermón de la montaña. Bienaventurados los que teniendo hambre y sed, en lugar de gastarlas en granos, frutas, verduras, cuenta de ahorros o un plan médico, las coleccionan. Bienaventurados por los siglos de los siglos amén.




Fábula de la liebre y la tortuga

Entre la estación del tren y el espacio que cohabitamos
el miedo, las arañas, una gata
tú y yo, hay quince minutos de distancia.
Entre la parada de autobús
y el techo que cobija
nuestra colección de periódicos viejos
hay ocho.
Hoy, al bajarme de algún transporte colectivo
un hombre —pistola en mano hizo
que llegara tarde a casa.

Perdí la cuenta.
Los minutos.




Ob(soles)cencia programada II

Un mes después de vencida la garantía de la computadora, el botón de encender decide hacerme caso omiso. Desisto. No enciende. La llevo al taller de reparación. Arreglarla cuesta más que comprar una nueva. A mis afectos no los deshecho como a los viejos amantes. Rehuso dejarme seducir por las ofertas de modelos nuevos. Soy feliz con mi nueva deuda por servicios prestados y con la tranquilidad de seguir manoseando a mi máquina de siempre.



Cultiva tu propio jardín

Los titulares
de los periódicos electrónicos
para intelectuales
hablan de la revolución alimentaria
del desarrollo sostenible
de la paz mundial
por medio
de la ecología
a mí me parece todo
un spark note
del Cándido de Voltaire
en papel reciclado
con un giro predecible de marketing
reutilizo las botellas plásticas
con hojitas verdes en la etiqueta
—de muchas maneras por
si acaso.



Canje

Te cambio esta isla
por una caja de fósforos
y cuatro velas
para prenderlas
por los rincones.



Días de las madres

Felicito a todas las compañeras
que no son madres
por elección.
Felicito a los hombres
que son madres
por elección.
Felicito a lxs hijxs sin madre
por haberse parido camino en este mundo.
A la generación espontánea
a la osmosis
a los hipocampos.
A las madrastras que nunca soñaron serlo.
A las enredaderas por ser tan fecundas.
A las jamonas con sueños
de amamantar criatura.
A las semillas que se niegan
a morir en tierra inhóspita.
A la viuda de mi abuelo
que no es mi abuela
y es más mi abuela
que la mía.
Y a mi madre por las habichuelas
con exceso de comino y poca sal.
 
De Tegucigalpa


400 nuevos soles, Atarraya Cartonera, Puerto Rico, 2014.


Cindy Jiménez-Vera (San Sebastián del Pepino, 1978). Poeta. Ha publicado Tegucigalpa (Erizo Editorial, 2013) y 400 nuevos soles (Atarraya Cartonera, 2014). Ha sido invitada por la Fundación Metáfora al Segundo Festival Hispanoamericano de Poesía, Claudia María Jovel en El Salvador y al IV Encuentro de Jóvenes Escritores de América Latina y el Caribe, dentro del marco de la XXIII Feria del libro de La Habana, Cuba, entre otros. Actualmente dirige la Biblioteca Nacional de Puerto Rico, adscrita al Instituto de Cultura Puertorriqueña y es profesora a tiempo parcial en la Universidad de Puerto Rico, Recinto de Río Piedras. Además es editora de Ediciones Aguadulce (www.edicionesaguadulce.com). Mantiene el blog: apocrifosinflables.wordpress.com