Números anteriores

POESÍA / No. 52


 

Heartflower


Gilberto Antonio Nava Rosales


 

Armaste un corazón
con la certeza de una autopsia
y lo dejamos allí
a merced del humo de los carros,
de las ardillas, de los balones.
No recuerdo qué conversamos
pero armaste un corazón.
Y debió ser algo importante
porque nos alejamos de esos sitios comunes
donde todos nos veían
y armaste un corazón.

En serio, ¿qué dijiste?
Lo más vívido son tus manos
juntando arrejuntando
pétalos moribundos
y polvo, harto polvo
entre tus dedos siempre polvo
mis dedos/polvo
mis manos/polvo
mi cuerpo/polvo
Entre tus dedos, siempre polvo
sobre todo en los finales,
después de los créditos y el hidden track
en medio del silencio
cuando el cuarto entero se agrieta
para caerse a pedazos en un segundo lentísimo.

Porque mi anatomía es la de la muerte
tengo un lugar específico
justo para tu cabeza
donde tu cabello ahogase mi clavícula.

Me dejaste un cuerpo mutilado,
los restos de una jacaranda //reciclaste su cadáver//
dispuesto en una barda,
incrustado en el tórax
y se resquebraja poco a poquito
paso a paso
trago a trago.

Tengo el último pétalo
rompiéndose en el pecho,
a merced del humo
de las ardillas
de los balones
entre el polvo...

 


Gilberto Antonio Nava Rosales, Gablot. (Ciudad de México, 1990). Estudiante de Letras Hispánicas en la Facultad de Filosofía y Letras de la UNAM. Ha colaborado en las revistas Decires, Klika, Cuadrivio y Síncope; participó en la antología Telescopio. Antología de escritores mexicanos nacidos en los 90. Mantiene el blog El Conde del Infernáculo <http://elcondegiv.blogspot.com> y la cuenta de Twitter: @Gablot_ier_Van.