reseña / abril - mayo 2024 / No. 110

Miradas misceláneas II

Tomografía de lo ínfimo
Laura Sofía Rivero
México, FOEM, 2018, 102 pp.


A mí lo que llega a parecerme insólito, por no decir altisonante, respecto a estas convenciones de estructura poliédrica, arquitecturas comunales y maravillosas llamadas revistas literarias, son los silencios que tan fácilmente se enarbolan entre quienes habitamos las paredes de su corpus. Pues a pesar de ser escenario idóneo para la convivencia, vecindario de voces y, por supuesto, miradas misceláneas, son contados los casos en que como inquilinos cruzamos el umbral de la propia palabra para adscribirnos directamente a ese otro u otra que irónicamente también atiborra de palabras la mampostería de su propia alcoba. Así, en un intento poco ortodoxo por romper con el hermetismo, este texto es continuación de otro que, cabe resaltar, yo no escribí, pero desde el que prosigo, como una estafeta en una carrera de relevos que en principio no lo era. Sin embargo, con “Miradas misceláneas”, reseña escrita por Vanessa Palma y publicada en el número 107 de Punto en Línea, pensé aquello de: Qué chulada sentirse religado a una desconocida a partir de una tercera al que ninguno de los dos conoce más allá de sus letras (¿acaso se necesita más entre escritores y lectores?). En este caso, como punto de encuentro y extravío, Laura Sofía Rivero (CDMX, 1993) y su Enciclopedia de las artes cotidianas, sobre la cual versa la reseña de Vanessa, a quien, hago hincapié, no conozco de nada más que de las ganas de sentarme a hablar con ella sobre Rivero (y por qué no, también de sus libros). Así pues, a la molesta, aunque no por eso menos halagüeña usanza del vecino que six de chela en mano toca a la puerta y se autoinvita a tomar asiento en el sillón de la sala (¿mencioné ya el six de chelas?), me propuse escribir una reseña sobre el segundo libro de Laura Sofía: Tomografía de lo ínfimo, ganador en la categoría de Ensayo del IX Certamen Internacional de Literatura “Sor Juana Inés de la Cruz” (en paz descanse: Sor Juana, sí, pero también el certamen del que sólo queda un antagónico premio a la trayectoria, como si éste no hubiera sido catapulta de nuevas voces: entre ellas, Laura Sofía, quien lo ganó con apenas 26 añitos, igual que Clyo Mendoza). De modo que si desean hacer de ésta una conversación más amplia, una trilogía, escribiendo una reseña del tercer libro de Rivero, la invitación, junto a la cheve, queda abierta… Sólo no se olviden de traer botana que no solamente Dios, también Vanessa y yo tenemos tripas.

1.

Si es cierto lo que reza la cizañosa enseñanza popular y el diablo está en los detalles, Laura Sofía Rivero es, antes de escritora, apóstata de la suerte, pues desde el título de la obra queda claro que aquí ninguna palabra ha sido elegida al azar.

1. 1 Tomografía

Imagen seccional, disección digitalizada que permite entrever por computadora los impulsos eléctricos y las complejas redes neuronales con que el cerebro recrea bajo los recovecos del cráneo conceptos tan arcanos y contemporáneos como Infancia, Violencia, Erotismo, tan inabarcables como inasibles pero vueltos accesibles…

1.2.  Ínfimo

…vistos a través del prisma de diversos objetos: Uñas que al enfermarse ponen en tela de juicio la integridad del cuerpo; bolsas que en un acto de caníbal poliuretano devoran bolsas; baños portátiles que en su reducido tamaño afrentan contra el pudor de los usuarios que batallan para no salpicarse de orina; átomos de cinco minutos que hacen de Cronos un dios impaciente; microdosis de pornografía diluida en campañas de marketing; robos hormiga que en su conjunto construyen estalagmitas gigantes en la sábana mercantil por un valor acumulado de millones de dólares…

2.

…Hablamos, pues, de cosas pequeñas pero que desde pronto la autora deja en claro que muy lejos están de ser pequeñeces, pues “son colosos el amor, el tiempo y la muerte; ¿pero qué no acaso está también la pasión en un roce? ¿O la perfección de Dios en…

2.1 Circunferencia de las canicas

…una canica.” Esas diminutas globos de vidrio que a pesar de haber alcanzado una simpleza inmejorable entre los juegos de niños, consiguen traspasar los límites de la infancia adscribiéndose en su esférica adultez una pasarela de oficios: como adornos al fondo de floreros y peceras, diminutos proyectiles en juegos de feria, o agitadas dentro de la húmeda oscuridad de una lata de pintura. Empresas sobre las que Laura Sofía hace un recuento tan circular, lúdico y transparente como las sujetas de estudio, volviéndonos conscientes de los múltiples roles que inadvertidamente ocupan en nuestro cotidiano. Aunque eso sí, sin llegar a idealizarlas, pues “su naturaleza indómita les permite rodar por la superficie de la mesa, rebotar en el piso provocándole un chillido doloroso y sordo, y continuar su andar de rueda primigenia hasta alojarse debajo de los muebles, en espacios atiborrados de…

2.2 Bolsas que devoran bolsas

…moho y cochambre”. A los cuales, por cierto, LSR les dedica su propio ensayo. “En la suciedad del hogar está condensado el paso del tiempo”, dice la autora en un tenor que recuerda al de los sacerdotes en los funerales para emanciparnos momentáneamente de nuestra condición de efímeros por la existencia: Polvo fuimos y polvo seremos, tal vez porque “existir es dejar polvo y regar cabello por donde se pasa. Es transformarse; mudar de piel y no notarlo”. Polvos somos, más allá del ámbito religioso, en el ejercicio empírico de la piel muerta que se nos desprende y, sin embargo, barremos sin la menor culpa o recato. Síntoma, quizás, de esa tendencia humana de interesarnos por el cuerpo sólo en la medida que éste o sus partes representan una funcionalidad. Por lo que tampoco es de extrañarse el ninguneo hacia ciertas partes del cuerpo, tan desestimadas, como el ocioso ombligo o las muchas veces subestimadas…

2.4 Meditación sobre las uñas

…uñas: “recubrimientos que no resultan tan vitales ni necesarios como la musculatura del corazón, el movimiento intestinal que nutre la sangre o la vida eólica de los pulmones” y que, sin embargo, nadie querría padecer enfermas, infectadas por algún hongo o, peor aún, enterradas bajo ese cementerio de la carne. Sin embargo, como quien no quiere la cosa, pero sí la lectura de la cosa en sí, desde el ensayo inaugural somos testigos de una visita al podólogo que hurga, a la par de la cutícula de la autora, en reflexiones tan incisivas como las dolorosísimas terminaciones nerviosas que el doctor trincha y lacera con esa serie de ganzúas y cuchillos que sólo pueden ser la reminiscencia de una inclemente cámara de tortura; únicamente comparable…

2.5 ¿Quién falta de propina?

…con el suplicio de almorzar con compañeros de la oficina. Lo que, irónicamente, suele ser una labor más onerosa que la del laboreo mismo. No sólo a la hora de decidir democráticamente un restaurante, sino qué asiento ocupará cada uno en la mesa (ese tableu vivant de la última cena), cómo dividir equitativamente la cuenta y, ya ni se diga, la propina que tantas veces nos hace querer propinarle una paliza al colega contiguo. Pues si bien estos anodinos dilemas pueden sonar tan microscópicos que podría comparárselos con bacterias, también lo son en cuanto a enfermizos, y con mayor ahínco si se les contrae de manera crónica cinco días a la semana. Sin embargo, el cuestionamiento sobre las dinámicas sociales no termina sobre la mesa de la fonda, sino que continúa inclusive en…

2.4 Imprecación contra los baños públicos

… la intimidad de los baños. “Al construir un baño” dice Rivero “edificamos también una noción de nosotros mismos: mostramos nuestras diferencias, notamos nuestras preocupaciones, hacemos táctiles nuestros prejuicios mal o bien construidos”. Así, a partir de una revisión histórica sobre el lugar designado para nuestros desechos y las dinámicas de  convivencia o no convivencia que se entretejen alrededor de ellos, LSR reclama por la necesidad de espacios salubres y dignificantes: “El baño doma la naturaleza humana” y ninguna estructura (cultural o arquitectónica), por grande que sea, resistirá el peso de la sociedad si desde sus cimientos no contempla estrategias para satisfacer el decoro de sus transitorios residentes. Por lo que tampoco sería exagerado afirmar que una genuina deconstrucción social implicaría no solamente el rompimiento de las hegemonías que pautan y celebran el pensamiento dominante, sino una constante búsqueda de estructuras (arquitectónicas o culturales) que imperen por constantes exploraciones de la horizontalidad. Así en la perenne búsqueda del perfecto baño público como en pesquisa de nuevos modelos de convivencia en espacios virtuales, incluidas, por supuesto…

3. … esas cacofonías de miradas misceláneas que conforman las llamadas revistas 
                                                 literarias 
Voces que aunque “inmaduras”, son las semillas que mañana crecerán en panorama
                   (valga la redundancia)                    literario
           Esa, nuestra voz que desde ya quema dura,
               que de a poco madura,
              que en bosque madurará,
cada una desde su surco en la tierra:  Su trinchera,
pues incluso las estructuras más descomunales
        no dejan de ser comunitarias: Están formadas por pequeñas partes                       
que se entretejen e interactúan entre ellas    
    O como diría Rivero:  
        “Hasta el titán está compuesto por átomos”.




Adrián Cabrera (Ciudad de México, 1997). Estudió Literatura Dramática y Teatro en la UNAM. Obtuvo primer y tercer lugar en los IX y XI Concurso Caminos de la Libertad para Jóvenes y mención honorífica en el Concurso Nacional de Poesía Desiderio Macías Silva 2022. Segundo lugar del 54 Concurso Punto de Partida en el género de Crónica, así como mención en otras tres categorías. Fue también primer lugar del segundo Concurso de Escritura Teatral de la Cátedra Nelson Mandela.

 

Punto en Línea, año 16, núm. 111, junio-julio 2024

Punto en Línea es una publicación bimestral editada por la Universidad Nacional Autónoma de México,
Ciudad Universitaria, delegación Coyoacán, C.P. 04510, Ciudad de México, a través de la Dirección de Literatura, Zona Administrativa Exterior, edificio C, 3er piso,
Ciudad Universitaria, Coyoacán, C.P. 04510, Ciudad de México, teléfonos (55) 56 22 62 40 y (55) 56 65 04 19,
http://www.puntoenlinea.unam.mx, puntoenlinea@gmail.com

Editora responsable: Carmina Estrada. Reserva de Derechos al uso exclusivo núm. 04-2016-021709580700-203, ISSN: 2007-4514.
Responsable de la última actualización de este número, Dirección de Literatura, Silvia Elisa Aguilar Funes,
Zona Administrativa Exterior, edificio C, 1er piso, Ciudad Universitaria, Coyoacán, C.P. 04510, Ciudad de México,
fecha de la última modificación 12 de junio de 2024.

La responsabilidad de los textos publicados en Punto en Línea recae exclusivamente en sus autores y su contenido no refleja necesariamente el criterio de la institución.
Se autoriza la reproducción total o parcial de los textos aquí publicados siempre y cuando se cite la fuente completa y la dirección electrónica de la publicación.